Cuando Hyundai llegó de manera oficial a nuestro país, sorprendió a muchos con la ausencia del Accent en su portafolio de productos, pero fue una movida muy bien calculada. El Accent llegó a nuestro país hace casi 15 años en la forma del Dodge Verna, para después evolucionar en dos generaciones del Dodge Attitude. Esto quiere decir que hemos tenido Accent en México desde su segunda generación, pero fue hasta la llegada de la quinta generación que por fin hizo su aparición de manera oficial como un producto de Hyundai.

El Accent está un escalón por encima del modelo de entrada a la marca (Grand i10), y ha demostrado ser del agrado del público gracias a su buena relación valor/precio, algo que ha caracterizado a los vehículos coreanos en nuestro país. Durante el pasado mes de abril, el Accent cumplió su cuarto mes consecutivo siendo el auto más vendido de la marca en nuestro territorio con 1,249 unidades, seguido por el Creta con 762 y el Grand i10 sedán con 696 unidades. Con esto, el Accent representa el 27.7% de las ventas de la marca que ascienden a 4,502 unidades en los primeros cuatro meses del año.

Hyundai se ha logrado apoderar del 4.1% del mercado de autos nuevos desde su llegada al país. Cifra que aunque parezca pequeña es bastante significativa tomando en cuenta la gran cantidad de marcas diferentes que hay en nuestro mercado. El Accent cuenta con un motor cuatro cilindros de 1.6 litros con 120 caballos de fuerza que se puede acoplar a una caja manual o automática de 6 velocidades.

La estrategia de Hyundai de esperar a traer el Accent hasta que se estrenara la nueva generación le ha rendido frutos. El pequeño auto le está ayudando a mantener su posición en el mercado y demuestra el acelerado avance que han tenido los autos coreanos en los últimos años. Poco tiene que ver este nuevo Accent con el Verna que comercializó Dodge, mostrando un salto cuántico en cuatro generaciones a lo largo de poco menos de 15 años.